Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

sábado, 4 de julio de 2009

La banca siempre gana

El jueves ya firmo las escrituras del piso y de la hipoteca. También se supone que me daran las llaves, pero me queda una cierta sensación chunga.

La adjudicación de las casas se ha retrasado una barbaridad. Inicialmente se comentó que nos las darían en octubre de 2008 y finalmente voy a firmar en julio de 2009. Parece ser que primero fueron los trámites necesarios, la burocracia que no hay cuando las casas no son de VPO. Más recientemente, se rumoreaba que la constructora había utilizado materiales de diferente calidad a la acordada con el Gobierno Vasco y que estos se les habían puesto duros para que los reemplazasen (Lo cual me parece de P.M.).

La cuestión es que, así las cosas, yo solicite la hipoteca del Gobierno Vasco en la Vital Kutxa en abril. Así, durante el primer año se me aplica el 3,6% de interés ya que se me aplica el 0,85 del IRPH del mes de febrero. La gracia es que finalmente voy a firmar en julio con lo que se me tendría que aplicar el 0,85 de IRPH del mes de mayo, que sería el 2,86%. Vamos que es una broma. En concreto la diferencia me da para pagar más de una mensualidad o el seguro del coche.

Esta semana fuí a la Vital Kutxa a "exigir" la rebaja de la hipoteca que voy a firmar en unos días. Se me negaron, así que empecé a mirar otros bancos y cajas. En concreto en la Ipar Kutxa me aplicaban el nuevo interés. Pero al volver a hablar con la Vital Kutxa me insinuaron que por irme, como ya han realizado unos trámites de subrogación de la hipoteca con la constructora de los pisos, tendría que pagar yo esos gastos (entre 300 y 400 euros). Al hablar con la constructora me dijeron que ellos no tenían problemas en que cambiase de banco pero que ellos no se harían cargo de los gastos de cambio y que pidiese al banco que se hiciese cargo. Vamos ya me veo entre el banco y la constructora poniendo el culo.

Al final me he quedado con la hipoteca en la Vital Kutxa pero no he empezado a pagar las mensualidades y ya siento las cadenas alrededor del tobillo.
Publicar un comentario