Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

viernes, 7 de noviembre de 2008

Amén

Pues eso, amén, nada más que decir.
Publicar un comentario