Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

En febrero vista nueva

El mes de febrero me opero de la miopía. Tengo una miopía alta, alrededor de 10 dioptrías en cada ojo, y ya llevo una temporada pensando como debe ser eso de levantarse a la mañana sin buscar las gafas, ir a la playa sin miedo de perder las lentillas, ir al monte con gafas por si acaso pierdo las lentillas, ojos como platos por los humos de los bares... Ya lo tenía más o menos decidido pero tras consultar a varios oftalmólogos finalmente me he animado. La técnica que me van a aplicar es la de lente intraocular en lugar de laser (LASIK) que es la más oída.

Inicialmente me quedé un poco descolocado porque pensaba que la técnica de laser era mejor que insertar una lente, al final un cuerpo extraño, dentro del ojo. Sin embargo, los dos oftalmólogos me recomendaron usar la técnica de lente intraocular que es la que se utiliza hoy en día para operar a pacientes con cornea delgada o con dioptrías altas en la que el uso del Laser es imposible. Yo tengo de todo: una cornea delgada y muchas dioptrías. Una joyita. Pero además, según me han comentado, el uso de la lente presenta varias ventajas frente al laser:
  • No es una técnica abrasiva con el ojo a diferencia del LASIK y permite en cierto modo una marcha atrás o adaptarse a futuras necesidades (simplemente cambiando la lentilla).
  • No se deforma la superficie de la cornea más que con una pequeña incisión para insertar la lente.
  • A diferencia del LASIK permite aumentar la agudeza visual del paciente.
Como desventaja es que la operación es algo más cara y que tardas 24-48 en recuperar una visión buena en el ojo.

En febrero más.
Publicar un comentario