Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

martes, 16 de diciembre de 2008

Otro pan

A este paso el coche me va a pedir la jubilación anticipada. De vuelta del curro me he comido el frenazo del coche de delante para no atropellar a un viandante que cruzaba la calle en un cruce de dos carreteras, en una zona de escasa visibilidad y de noche sin apenas iluminación.


Al otro coche no le he hecho nada, era uno de esos tanques que tienen 10 años y le he dado con mi capó en su parachoques. El pobre hombre me decía: "Ya lo siento por el frenazo, pero le he visto tarde y sino le atropellaba..." (Iba a hacer un comentario pero mi humanidad y puto civismo quedarían resentidos)
Publicar un comentario