Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

sábado, 17 de enero de 2009

Regalos trampa

Ya he empezado a recibir "regalos trampa". Una expresión que el gran político vasco frustrado (¿o gran frustrado político vasco?) Jaime Mayor Oreja habría utilizado sin lugar a dudas para calificar un determinado tipo de regalos. Aquellos regalos que no son regalos (como las treguas que no son treguas claro que siendo ministro del interior siempre es más fácil sabotearlas... pero eso es otra historia). Mi hermana ha tenido el honor de realizarme el primero. Me ha regalado la plancha para el piso de Okondo y como siempre hay que hacer aprecio. Aquí me podéis ver estrenándola con gran entusiasmo.


Adiós a los regalos de electrónica o deportivos. Me esperan unos cuantos años de regalos trampa. Es algo que tendré que empezar a asumir.

En lo que se refiere al piso todavía no tengo noticias del Gobierno Vasco. Sigó esperando a que me de el visto bueno después de revisar mis declaraciones de la renta, patrimonio y ladillas de zonas íntimas. Mientras tanto seguiremos incrementando el ajuar.
Publicar un comentario