Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Se ha ido a por tabaco

Hoy ha sido un día duro en la oficina. Cuando entré en la empresa allá por octubre me daba cada día por tontear con una diferente. Incluso había días que tonteaba con varias. Todo dependía de mi estado de ánimo. Si tenía un momento sociable mi presa era una de las varias mesas de reuniones, si tenía el día solitario me iba a una mesa individual a trabajar. Pero desde hacía un mes ella me había hecho sentar la cabeza (y más concrétamente el culo), ya todos los días me sentaba en la misma mesa y silla. Todos parecíamos felices.

Pues hoy al volver a las oficinas después de pasar el día fuera trabajando me he encontrado con que se ha ido sin decir adiós. Quiero creer que se ha ido coaccionada y que no lo ha hecho por voluntad propia pero ya no se que pensar. Solo sé que ha dejado un gran vacío dentro de mi (y de la oficina como puede apreciarse en la foto).


(¡¡Mesas vuelvo a estar libre!! uuuuuuu)
Publicar un comentario