Segundas partes nunca fueron buenas. Ésta tampoco.

lunes, 12 de mayo de 2008

Una retirada a tiempo

Eso es lo que me faltó este viernes pasado. Una retirada a tiempo (y honrosa) en una despedida de soltero de una pareja del trabajo. La cosa se complicó: Barra Libre. Así que la despedida acabó a las 24.30 y yo no conseguí llegar a Laudio hasta las 4.00 de la madrugada. Durante ese periodo de tiempo (e incluso ya desde antes) me dio tiempo a montarla pardísima con un pestuzo que será de los de recordar durante mucho tiempo y, por supuesto, nunca contar a los nietos.


Ante este percal la retirada (ya deshonrosa) me tocó el sábado. Realicé un retiro espiritual a mis aposentos de Zarautz. Aunque ya empieza a haber bastante gente, todavía Zarautz y Getaria no se han convertido en el Gran Bilbao y se puede estar bastante tranquilo (sobre todo si todavía hace algo de mal tiempo). Dos días para descansar, andar, sentarse en la playa, sin prisas ... y sobre todo dar plantón a los amigos para Otxomaios de Orduña.


Esta entrada está dedicado a los del plantón. Intentaré este fin de semana no cursar baja. No prometo nada.

Publicar un comentario